AETH

407-754-6863 / 407-773-1234

Cuaresma expansiva

“Tengo que empezar hablando del pueblo… todos somos hermanos, todos somos tíos, todos somos primos, aquí nadie es desconocido” - Goyo, En Letra de Otro “Estén alegres; sigan progresando; anímense; tengan un mismo sentir y vivan en paz. Y el Dios del amor y de la paz estará con ustedes. " - 2 Corintios 13:11, Biblia Latinoamericana Estaba viendo una película estrenada recientemente en HBO Max y realmente me hizo pensar en lo que estamos discutiendo durante esta temporada de Cuaresma en mi iglesia, Metro Hope Church, en Harlem, Nueva York, de vivir una vida llena, una vida que está rebosando. Se trataba de una película protagonizada por Goyo, artista afrocolombiana, integrante del grupo ChocQuibTown, quien se embarca en su primer disco como solista, titulado En Letra de Otro y en cual ella discute lo importante de la representación cultural en su obra y cómo ésta la ha llevado a desarrollarse realmente como persona. Pero algo muy importante para mí fue escuchar por qué Goyo hace lo que hace, lo hace porque es lo que la mantiene conectada con su gente, con otras personas afrodescendientes, con Dios y consigo misma. Para mí, esta idea de hacer cosas que nos conectan con nosotros mismos y con los demás, se relaciona con nuestro tema de Cuaresma. Vivir una vida abundante; viviendo una vida de una fe expansiva es aquella en la que nos vemos conectados con los demás, pero solo después de habernos permitido estar conectados con nosotros mismos. Con demasiada frecuencia, especialmente durante la Cuaresma, mientras buscamos crecer espiritualmente, a veces buscamos formas de ser más estrictos y rígidos y asegurarnos de seguir un conjunto de reglas que creemos que nos permitirán estar mejor conectados con Dios. Pero a veces nos involucramos en estas prácticas de abnegación a expensas de nosotros mismos. Ahora, no estoy diciendo que ayunar de tomar café, por ejemplo, sea algo malo, o que no debemos cambiar los hábitos alimenticios, como muchos de nosotros hacemos durante la Cuaresma. No. En realidad, a veces ayunar de este tipo de cosas ha sido una forma a través de la cual hemos podido eliminar de nuestras vidas las cosas que son innecesarias. Lo que estoy pidiendo que nos preguntemos es: ¿por qué estamos haciendo este tipo de cosas? A veces, nuestras teologías cristianas nos han vuelto demasiado centrados en el sacrificio propio sobre el amor propio, la carencia sobre el abrazo, la negación sobre la afirmación. Lo que tenemos que hacer, hermanas y hermanos, es realmente adoptar una teología que cambie la forma en que nos vemos a nosotros mismos, a nuestro mundo y a los demás. Si realmente queremos vivir una vida llena, una vida que está rebosando, si realmente queremos tener una fe expansiva, debemos comenzar a buscar prácticas que nos conecten mejor de manera integral. Participar en el ayuno durante la Cuaresma puede ser una de estas prácticas, siempre que lo hagamos por las razones correctas; dar limosna, otra práctica tradicional de la Cuaresma, también puede ser esto, siempre en cuando no estemos esperando algún reconocimiento grandioso, pero lo estamos haciendo para corregir los desequilibrios causados por los males de nuestras sociedades. Cualquier práctica que emprendamos, ya sea orar, cantar, caminar o entrar en una práctica contemplativa, debe hacerse con el objetivo de animarnos unos a otros, conectándonos con la Iglesia Eterna (un término que uso para hablar sobre los cristianos del pasado, presente y futuro) y ayudándonos a ser las representaciones más cercanas de Dios que la gente pueda ver. No sé cómo se ve esto para cada uno de nosotros, para mí, al menos durante esta temporada, ha sido conectarme con la gente. Como sea que busquemos vivir una Cuaresma expansiva, tener una fe expansiva, que sea un camino que nos permita animarnos unos a otros, y afirmarnos en el camino, como una forma de representar mejor a Dios. Como dice la Madre del Desierto Amma Theodora “nos llevamos a nosotros mismos donde quiera que vayamos”. Continuemos esta Cuaresma, aun cuando estemos en un tiempo de ayuno, afirmando quiénes Dios nos ha hecho y acogiendo prácticas que permitan que esta versión de quienes somos, una versión integral, se conecte con todo el mundo, porque como dice Goyo “aquí, nadie es desconocido.” Pastor Guesnerth Josue Perea
Metro Hope Church, Harlem, NYC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.